martes, 17 de septiembre de 2013

tenemos miseria de maestros



amamos su desdén
su pegajoso amor en todo caso

sabiéndolo o no
buscamos

no queremos pensar ni errar
sí,  herrarnos

el maestro
con el rencor de una imperiosa necesidad
elige y acepta
pule sombra y
la estira

fingimos ser su enano, su prosodia

somos su deber

su amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada