miércoles, 11 de septiembre de 2013

rara vez





rara vez triunfo sobre el deseo de escribir
entonces

qué dicha!

oír la música y no poner el cuerpo
mirar sin más ese
mendrugo de vida que nos toca

andar en la vigilia
 mudo

un viento
algunos cielos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada