miércoles, 25 de septiembre de 2013

la gracia






despierto

la tarde parece una mujer dorada a la que
el viento
quisiera regresar al mar

esa mujer está sola
y yo
y lo que llega
al Ser

dulce compañía aquello
que nos envuelve y aviva
hacia un fervor
de inmensidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada