jueves, 14 de abril de 2011

Hay gente que escribe demasiado bien cosas triviales, asuntos del corazón, política, accidentes



 Hay gente que escribe demasiado bien cosas triviales,asuntos del corazón,política,accidentes
hay gente que escribe demasiado mal un ángel ,el bigotazo del azufre
hay gente que vacila y ya no escribe
y gente que escribe cuando duda
hay gente que escribe sin saberlo
y gente que sabe y no lo escribe
y gente que escribió anteayer para mañana
hay gente que se mira en lo que escribe
y gente que se sienta en lo que escribe
y gente que se quema en lo que escribe
hay gente,escritura, donde debieran un grito y un oleaje,ser
hay gente en mí,en vos,que sabe lo que hace y te destroza
hay gente que pasa y te ilumina
hay gente adentro del lenguaje
y gente golpeada en lo callado
hay gente que pregunta muchas cosas
y gente que responde otras cosas
hay gente que escribe los llamados
y gente que llama y casi escribe

la gente busca gente entre la gente
el mar halla la luz desde la luz

el mar es lo imposible de la sombra

la letra es lo fugaz de la palabra
la voz es un perrito del lenguaje

hay gente que escribe demasiado bien cosas triviales
y no encuentra el después

ya no lo encuentra.








8 comentarios:

  1. Muy bueno realmente, en todos los sentidos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. ... y entretanto, escribe.
    abrazo grande, querido, inmenso poeta.

    ResponderEliminar
  3. grandísimo poema. Y poeta...demás está decirlo. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho este poema, un gran poema.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. hay gente que escribe el comentario y gente que comenta lo que escribe
    hay nieve en el medio de la calle
    y silencio dejando algunos pasos
    gente que lleva lo que escribe
    gente que espera lo que escribe

    ResponderEliminar
  6. Terrible poema, Alejandro! Aunque debo reconocer que ayer lo leí porque lo compartió Germán Arens. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Grande, como siempre, Alejandro. Vallejo te mira desde lo alto de la página, asiente, aprueba y sigue iluminando.
    Raúl Artola

    ResponderEliminar