miércoles, 19 de noviembre de 2014

INMIGRANTE DE MI CORAZÓN


De chico tenía gusanos
me gustaban
guardé uno durante la ocupación
cogí un gusano del seto
un multicolor gusano de aligustre espléndido reluciente
con un corvo cuerno negro en la cola
lo metí en un tarro de confitura
con una buena provisión de hojas de aligustre
lo cerré con papel de pergamino perforado
pero en lugar de comer con fruición
se quedó inmóvil
los hermosos colores
la temblorosa gordura
fueron envueltos en un paquete y quedaron ocultos
en un capullo incoloro y sin vida.
Coloqué el frasco
en el fondo de la despensa
pasó el otoño
pasó el invierno
lo olvidé
había otras cosas en que pensar
Hitler y Rommel
pero Eisenhower y Montgomery
nos acercaban la primavera
14
un día de principios de primavera mi madré gritó
Un ratón un ratón
hay un ratón en la despensa
tienes que ahuyentarlo inmediatamente
Un aleteante ruido del fondo de la despensa
una envergadura de alas más grande que el tarro de confitura
una belleza que exigía el universo
con orgullo paternal solté
a mi hijo, la mariposa nocturna de aligustre, a la luz
espera un poco
pronto llegará la oscuridad en la que ver
y todas las estrellas que te mereces
Ahora
viejo y huérfano
suelo recurrir al mismo método
conservo gordos poemas sin alas
durante meses en oscuros cajones
echo en falta a mi madre
me coloco en su lugar
escucho esperanzado despavorido
el premonitorio aleteo desde las tinieblas del olvido
que anuncia que la liberación está próxima
que ahora el poema ya vuela con sus alas
Gracias por el ratón
Madre



 Benny Andersen  (Dinamarca,1929) Traducción de Francisco Uriz (poeta y traductor, Zaragoza,1932)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada