jueves, 13 de noviembre de 2014

de parte del mal






frente a la muralla del cementerio los amantes

alimentan el cuervo



suspenso de nieve

esa carne herida por un deseo prodigioso



todo es habitual y efímero




entre ángeles de piedra



entre suspiros

 demora el cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada