martes, 10 de agosto de 2010

DÉJALO SOLO



no digas 
es mío ese  animal
comiendo  entre los pies
ni aceptes
la  angosta pulpa
de lo real real
 
el día está desnudo
acaso se acueste
y de
lo inesperado

no hay medida
un cielo
nadie llega
la dicha es darse cuenta

escucha

lo que ignoraste es cierto
lo que arruinaste para siempre
es cierto
y estrella voraz
el extravío

alimenta ese pequeño animal
con tu camino

permítele vivir

déjalo solo.

2 comentarios:

  1. Niño y animales, hallan lugar en los mismos pies vacantes. Mil besos buen amigo.

    ResponderEliminar