martes, 16 de septiembre de 2014

Un fragmento de Paul Leppin


Era la época en que buscábamos las señales rojas
de la congoja en nuestra puerta,
y vivíamos como mendigos incomparables
y pagábamos con nuestro corazón como los príncipes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada