sábado, 29 de marzo de 2014

con su qué


 

(Padre

Padre

no ves que ardo?)



anhelaba Job (en el capítulo 23)

hallar la casita de Dios

su estrecha silla







numerosos poetas fueron servidos en la trastienda profesoral

con el automático de la degradación



reposan en manicomios

o pantanos según vaya la cosa



y alcanzan por bala de la más obesa razón

notoriedad de expósitos



inmigrantes todos

con su qué



II





la extraordinaria escasez

de cierto acuerdo con el estado de sitio

las bestias, los restos

acercan el Mesías



¡¡ atrás molicie de quimeras

tumbas del mar!!!



III





esos poetas

arriba del tablón

humillados

 ofendidos

dieron a comprender un árbol

incendiar mundos



si pudiera leerse el pensamiento como el cartel de un campo

a ver

quién sale!!



vengo discurriendo

la historia climática de los términos



su qué





IV





ardua tarea

de calle en calle abren puertas



adentro el tigre

con mucho de nosotros

salta al pasado



astronomía del ser



bárbara constelación



horrores sufre la escritura

acerca de su espejo



V



basta!!



señores del comercio metafísico

consejeros de la palabra patria

desprendan su limosna.



¡ criminales del espíritu

dejen al carcelero

la política de lo futuro



arruinen

de una vez

esas campanas !



VI



ejemplo de circunspección

los caracoles



y sin embargo lloran

como yo

llevando mi casita



para ellos

cada gramo del planeta

es qué



VII



fueron hacia el oriente

el occidente



y  no hallaron



porque habían confundido su deseo

con la solemne antorcha

o con la vida



con su qué



VIII



cuando todo pueda interpretarse

habrá seguridad

habrá demora

y bajaran las almas.









 del libro ¿¡OH ,Constelaciones!? (2013)






















1 comentario:

  1. Muy bueno Alejandro! Gracias por seguir publicando aquí tu poesía.

    ResponderEliminar