domingo, 30 de marzo de 2014

GENERACIONES ENTERAS DE SERES HUMANOS...



El escarabajo se pone en movimiento, se lanza con ímpetu hacia adelante, acelera constantemente hacia la meta [...] El tiempo transcurre en una tensión cargada de pánico, con los ojos cerrados.Tropieza y después la caída [...] Es la característica biológica del escarabajo-torpedo: dirigirse hacia la meta y caer [...] Una vez en el suelo, ya no le quedan fuerzas. Para el observador ya está claro : el escarabajo no lo conseguirá. Pero lo consigue. Una vez más al punto del que salió [...] Yo he experimentado el vuelo incontables veces, de día y de noche. El final siempre fue el mismo : choque, caída, arrastrarme por el suelo, retroceder hasta el punto de partida, a la pista de despegue, con dificultad y esforzándome cada vez más [...] La pared contra la que choca el escarabajo es de construcción sólida. La sostienen generaciones enteras de seres humanos. Es posible que el estrecho orificio que se divisa y que todavía se enciende de vez en cuando, antes como después, sólo sea una ilusión óptica y en realidad no exista.


Franz Jung (Polonia,1888 - 1963) en El camino hacia abajo (1961).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada