martes, 28 de junio de 2016

NI LA LLUVIA NI EL FRÍO






ni aquello que comienza
como fuego en el cielo
y se derrama
a cumplir su pacto mentiroso
o
más sencillamente
ni arrancando un corazón
y dado al nuestro
llevarlo  al allí de circunstancias
ni
en lo más favorable de la conspiración
poder se puede

ni escaneando el cristo rojo
con la infección
o la vacuna

Macedonio Fernández deposita tu huevo en mi alma
Ezequiel Martinez Estrada arrebata la enfermedad de mi piel

músicos de Babilonia
señoras
ni con el ángel que guarda cadenas
ni con  tardes de televisión

ni peleando por lo creído
fuera de todo desastre razonable

ni con los traductores de francés
en su casita de muñecas

siniestros profetas de la utilidad
ni con todas las trampas menos una

madre superiora
los granos de pizarnik se empujan en  bolsas enterradas
la redoma de Gracián aburre

por eso (o por aquello
no importa)

ni con el viento y el polvo
los diarios de la patria
ni con ese silencio que se pega se pega
como un criado de meyrink
como los estafados
bueno

qué le dijeron
mejor
qué le mostraron

 trenes corriendo por la noche?
las campanas de Alá?

ni con lo invisible
ni con lo callado debe
la vida
proseguir

ni fumando el aleph
o el centro vecinal
si así, de pie
muy bien dispuesto  almorzara
el cerebro de malewich 
ni tras dormir sobre el rizoma transparente
 la psicología profunda
con sus deseos destetados
me oye?


Estela Martínez de Perón no me abandones
astrofísico Zöllner no me prefieras

estoy tratando
en verdad
 trato
pero
 parece que…
¿he sido claro?

si llegaras a mis zapatos
valiente!
ni con explicaciones
ni con el zarpazo
y remontáramos el asunto malnacido
entonces

entre la lluvia y el frío
pajaritos los dos
te abrazaría lector
te abrazaría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada