viernes, 17 de junio de 2016

ME ACERQUÉ A LA FIESTA




Me acerqué a la fiesta del mundo. Me puse
mi traje de fiesta.
Cuando yo llegaba,
estaban cerrando las puertas.

Apagaban las últimas luces:
ya no había fiesta.
Un olor de perfumes gastados
flotaba en la noche desierta.

Me fui por la vida.Y andando,
he oído palabras dispersas.
Quien decía justicia;quien,gloria;
quien nombraba muy bien las estrellas.

Quien decía palabras,muy altas;
quien decía palabras muy cuerdas.
He oído palabras... Las cosas
no supe lo que eran.

Había unos libros en donde
estaba sepulta la ciencia.
Hojeando cien libros estuve
mil noches eternas.

Menos luz en los ojos;las manos
un poco más viejas:
¡eso es todo!...Y el alma en el fondo
acaso más triste, más sola y más buena.

Me contaron del ave que habla:
nadie pudo encontrarla jamás.
Me contaron del árbol que canta:
ya no canta más.

Me acerqué a la fiesta del mundo. Las luces
apagaban ya.
Lo que he visto cuento. Mentira mi labio
no dice jamás.



Arturo Capdevila (Córdoba 1889 - Buenos Aires 1967)-  de La fiesta del mundo (1921)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada