martes, 24 de noviembre de 2015

Así como el mañana





¿Nos decía Porchia que todo viene al hombre así
como el mañana?

Cuánto pedregullo del corazón
Cuánta lamentación sin profeta.

Para que enfríen
los presentimientos
colgamos su relámpago entre las rejas.

¿Recordás esa casa hermosa que alzamos en el mundo?
 sólo llegó el viento
a preguntar
 su piso de lágrimas.

¿No sale luz del ojo
 de un poceado corazón
los otros?

Estrellas o demonios
es siempre
la desgracia
signo
 de conspiraciones.

Un ángel interminable
para  aliviar
diez  tiros de  tiniebla.

Y esos árboles  sonriendo  la malicia del cielo.

Precaria y suficiente
a la evidencia sucumbe el ansia
a la impura sinceridad de los amores.

Es luminoso el rincón
no se  la silla
los botines 

Escucho melodiosos alaridos
A lo lejos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada