martes, 17 de diciembre de 2013

llegar a nada






no faltaron piernas
faltó el paisaje
la lenta montaña invisible
que aún crece entre orgullosas nubes de abismo y conjuras

el camino era liso como un grito
el sol se demoraba

pero sí
hallaron la casa
el anfitrión de sombras

detrás de las ventanas comentan la vestidura de los ángeles

rompen su pan junto a los grillos

mientras duermen
la luz nace gigantes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada