martes, 1 de mayo de 2012

no empeño mi palabra



ay! ya nada es grande
 rueda en mercados la palabra

 embarra pezuñas
el silencio

tan gastada y dudosa
tan amante de todos
y sorda
y de mañana

si alguna vez
dijera
(te diría)

promesa
razón

no pagues
no le apuestes

no viene de mí
ni llega
a lo estrecho del cielo
esa palabra

nada

acaso
pudo más
la sal
el hierro

si empeño
la palabra
en dónde pesará
su gramo
el mundo.



1 comentario:

  1. La palabra ya ni peso tiene... No hablemos de valor.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar