jueves, 25 de agosto de 2016

apresúrate a encender las lámparas





tienen alguien horrible con quien hablar
los días son largos como arañas
las noches quietísimas

apresúrate a encender las lámparas

encuentran alguno que lo presta todo
lo escuchan
canta la usura  del corazón

los frutos de la bondad
ocupan la mesa al ángel
y se devoran

advierte
estás solo pero mal acompañado

no basta el sueño
el Himalaya

un día habrá que devolverlo todo

ningún fantasma sonríe ante la carne

y cada beso
cada reproche de luz o de sentido
recorre
pasillos de otro olvido.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada