domingo, 7 de junio de 2015

masticación del rencor nacer dispuesto






“Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.  Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?”.Romanos 7 18-20


y si
tras el anhelo
los rugidos de la mortificación
levantáramos una piedra y halláramos días felices arracimados en el encanto que
miraran
por fin
un sol unas palabras
entonces
el orangután que vive dentro de mí
esos pájaros a través a través
sabrían en qué lado
salta el ángel
y en cual
la turbia multa
de existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada