sábado, 13 de diciembre de 2014

El poeta olvida sus laureles








Pero ¿dónde?

¿En el taxi o atrás del busto de Palas Atenea?



es grave esto

la existencia queda en suspenso nuevamente

como aquella vez…así…

podría ser cómico, patético

aunque los laureles

no son ramitas perdidas por el viento o el fuego

sino lo que ciñe

la angosta mano de destino



¿Adónde los habrá dejado?

¿Arriba de la almohada o adentro

de la almohada?

¿Arriba de su pobreza de empleado

o adentro de su pobreza de empleado?

¿Enfrente del alma o atrás de su alma?



Un súbito aroma a pesto

distrae su ansiedad

allí

entre tallarines

brotan hojitas de albahaca y laurel



su mujer sonríe en medio del domingo



Roque Dalton tenía razón

y Darío, Vallejo

y su mujer



los laureles son buenos para los poetas y para

los tallarines.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada