sábado, 15 de octubre de 2011

Y no poder aliviarse con un grito


  

Y así se le salía el corazón y lo agarraba
y así se le salía el corazón y lo agarraba

y así se le salía el corazón

¡se le escapó!

y no poder aliviarse con un grito

y no poder culpar a nadie

sale del corazón
de su semilla
sale
la voz

¡ya!

aire plateadito

se fue con la capucha y el zurrón
cáscara más tierna y primera del amor

que lo agarraba
que lo soltaba
con sus manitas de santo y el vigor
que lo tenía
que lo perdía

anduvo por el mundo y se rompió

y no poder buscarlo en cuatro patas
y no saber ahora ni el candor

y así se le salía el corazón

se le salía.



del libro Videla,ediciones recovecos,córdoba,2009

2 comentarios:

  1. Muchas veces los sentimientos nos delatan y nos superan, sin duda.

    ResponderEliminar