lunes, 21 de junio de 2010

EMMA BARRANDÉGUY (ARGENTINA ,1914-2006)



ATUENDO


Antes de salir me pongo las pulseras
y voy con ellas como lazarillo
llevando por el mundo mi pan sagrado
y por ese sonsón me reconocen
pero no por el pan que es bien secreto.

Y para conversar con vos
me las saco en cuanto llego
y te entrego ese pan
tal vez reseco,sí,a fuerza de llevarlo,
pero amasado con el trigo más negro de mi sangre.




LA ONDA VERDE



"A partir de aquí continúa la onda verde".
Mientras no sepamos que quiere decir este signo,
mientras no sepamos,
vamos a pensar en la onda verde
de los talas y los ceibos de la provincia,
en la onda verde de los linares,
en la onda verde de los pajales en verano,
en el verde engañoso de los bañados.
Mientras no sepamos.
Tal vez la onda verde que nace en Pueyrredón
signifique una hilera de semáforos
dando paso más rápido a los autos,
tal vez corran tras de la onda
los feroces colectivos.
El signo es lo que determina nuestro mundo
pero mientras no sepamos
qué nos indica,
imaginemos los pastos,
las ondas del mar en algunas playas del Uruguay,
las cañas de azúcar moviéndose en el viento,
todas las ondas verdes del mundo,
y olvidemos que tal vez este signo,
este código ciudadano,
no tiene otra función que regular la soleadas mecánicas
para que los autos
avancen más veloces, más seguros
hacia ninguna parte, hacia ningún destino,
hacia el día pausado que ya nos sobreviene
en gotas de petróleo entre ira y violencia.



EL APACIGUAMIENTO DE LAS COSAS



Todo está en calma.
Doy una última mirada al cuarto:
si muriera esta noche
mínimas serían las dificultades que siguieran.
No hay nadie ya despierto
y he concluído la última anotación
de lo que haré mañana.
Todo está encarpetado,
no hay ningún ángulo que sobresalga.
casi no hay objetos redondos.
Los piolines en su sitio
y los suicidas sonriendo tras los vidrios.
Este poema es lo único que da
la clave de la madeja:
"Los monstruos, bien peinados,por dentro".


de, Poesías Completas, Colección Fénix, Ediciones del Copista,Córdoba,2009.

3 comentarios:

  1. leerla para mi en esta mañana fria de Buenos Aires fue realmente un placer...
    me transporto a lugares tranquilos, con olor a pasto y a flores...
    la onda verde para los que vivimos aca es el color del semaforo para correr por las avenidas con los autos, tiene razon...
    me gusto prinicipalmente la primera, es muy sensual...
    saludos desde aca.....chau

    ResponderEliminar
  2. Murió el portugués José Saramago en España. Luego el mexicano Carlos Monsiváis en México. Es posible –como lo ha escrito el uruguayo Eduardo Galeano– que ellos sean de los perdedores de siempre... ver más en mi blog y,
    por favor,
    deja la huella de tu blog como homenaje póstumo.

    http://lahuelladelojo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Los Poetas reunen suficiente infinito, como para jamás morír del todo. Muda de operador la garúa, pero su grúa, de ningún modo.

    Besos.

    ResponderEliminar