lunes, 23 de noviembre de 2009

HUGO GOLA (Santa Fe,1927)


Desde entonces


Desde entonces
repetí día a día
mi peregrinación
hacia ese lugar de luz


Desde que descubrí
que allí estaba el centro
y que mi vida giraba
sobre ese pozo incandescente
se apoyaba en esa superficie
de mármol veteado
volví y recuperé
un poco de mi eje
tan oscilante siempre
y recuperé la modestia
la secreta confianza
los momentos que salvan


Junto a la superficie de mármol
apoyado en la madera gastada
reflejando sobrer un espejo lateral
la indecisión y el miedo
descubrí la existencia
de una unidad
que excede todo lo previsto
descubrí la relación
entre los rostros
y los lugares
y los objetos
y el recuerdo
y todo lo que vendrá
y que algunos soñamos


Vuelvo
vuelvo oscuramente atraído
pareciera que para salvarse
basta el abandono
y la obediencia
a lo que no se elige



Un ejercicio de retórica




Un ejercicio de retórica
de pronto adquiere un aire fundamental


Se empieza siempre como jugando
y se termina
con los ojos fuera de las órbitas


Yo no sé cuál es el verdadero camino
los he intentado a todos


Sin embargo la sorpresa
irrumpe a veces
por la mañana
cuando recibo el fresco
en mi patio de mosaicos rojos
cuando enfurezco
alérgico y lloroso
sobre el filo mismo
del año que cambia
cuando la depresión
de una noche sin sueños
hunde mi pobre corazón
en el desgano


El comienzo es casi siempre
un juego inofensivo
sobre la hoja blanca
que no dice nada
pero espera
y silenciosamente atrae
como las aguas del río


Uno no sabe casi nada
pero espera
secretamente
con una confianza que le permite soportar
toda la intemperie del mundo


Uno cree
(tiene razones para ello)
que la sorpresa llegará
que cada cosa tomará sentido
sólo por ese instante de fuego
por ese minuto que sin decirlo
aguarda tembloroso
como la novia
la noche de la boda



No es esto todavía



No es esto todavía
no toco aquí
la verdad de símbolos
y furias
no desbrozo siquiera
el verdadero camino


Puro escozor liviano
diapasón ingenuo
cáscara sin brillo


Este no es
el zumo
la savia
la ardiente lava
que se extendió por los caminos


Apenas un rumor
y quedo afuera
un rasguido externo
que no alcanza 
a develar
a descubrir
el oscuro movimiento
del cielo y de la tierra


Infierno volcándose
sobre el vacío del cielo


Este no es todavía
tu lugar


Aquí estás
apenas apoyado
para ver y oír
y quizá
para nacer
un día
en otro lado

de Jugar con fuego -Poemas 1956-1984,Hugo Gola,Universidad Nacional del Litoral,1987,Santa Fe





2 comentarios: