domingo, 22 de marzo de 2009

HÖLDERLIN (1770-1843)



El Archipiélago (Fragmento)


¿Vuelven las grullas hacia ti?,¿y dirigen de nuevo
hacia tus orillas su rumbo las naves?;¿acarician
brisas propicias tus olas tranquilas?,¿y solea el delfín
sus lomos a la nueva luz atraído desde los profundo?
¿Florece Jonia?;¿es ya tiempo?,pues siempre en primavera
cuando a los vivientes se les renueva el corazón y despierta
en el hombre el primer amor y el recuerdo de los tiempos
dorados,
¿vengo yo a ti anciano, y te saludo en tu silencio!

¡Siempre poderoso!,vives todavía y descansas a la sombra
de tus montañas,como entonces;con brazos de muchacho
ciñes
todavía a tu tierra querida, y de tus hijas,¡oh padre!,
de tus islas,de las florecientes ninguna se ha perdido todavía.
Creta se yergue y Salamina verdea;alboreada de laureles,
florecida de rayos levanta, Delos a la hora del amanecer,
entusiasmada su cabeza;Tenor y Chíos abundan en frutos
purpúreos;de las embriagadas colinas
mana el vino de Chipre,y en Calauria se precipitan
arroyos de plata,como entonces,en las viejas aguas del padre.
Todas ellas viven todavía,las madres de los héroes,las islas,
floreciendo de año en año,y cuando, a veces,desatada
del abismo,la llama de la noche,la tormenta inferior,
conmovía alguna de las islas graciosas,que,moribunda, se
sumergía en tu seno,
tú,divino,tú,perdurabas,¡pues es tanto lo que ha nacido
y se ha hundido en tus oscuras profundidades!

También ellas, las celestes, las potestades de la altura,las
silenciosas,
que traen desde lejos,desde la plenitud de la fuerza,el día sereno
y el dulce sueño sobre la cabeza de los hombres sensibles;
también ellos,los antiguos compañeros de juego,
viven,como entonces,contigo;y muchas veces al atardecer,
cuando viene de los montes de Asia la sagrada luz de la luna,
y las estrellas encuentran en tus olas,
luces tú con fulgor celeste,cambiándose tus aguas a su paso,
y la alta melodía de los Hermanos,
su canto nocturno,resuena de nuevo en tu pecho amante.

de,El Archipiélago,edición bilingüe.Alianza Editorial.Madrid.1979.Versión de Luis Díez del Corral.

1 comentario:

  1. realmente es un hecho hermoso la lectura de hölderin
    gracias

    ResponderEliminar